Como planificar tus metas y organizar tu vida

Todas tenemos metas que nos hemos tardado en cumplir por cualquier cosa, vivimos en un mundo complicado que nos mantiene ocupadas y nuestros sueños se van quedando atrás encerrados por la dictadura de lo urgente. Tenemos derecho a vivir con sentido, con intención y con propósito, con pasión, bienestar, aventura, para aprender, para crecer, para aportar, disfrutar del éxito verdadero y para dejar la huella en los demás. Sin embargo, si no sabes bajar esos deseos a tu agenda para convertirlos en metas, en objetivos o en tareas, nunca van a hacerse realidad.

La diferencia entre un deseo y una meta es el compromiso, y la decisión de comprometerte sólo puedes tomarla tú. Tienes que comprometerte a conseguir lo que quieres y estar dispuesta a planificar, a organizarte, a sacrificarte y a trabajar para alcanzarlo. Si quieres cambiar tu vida lo primero que debes hacer es definir tus metas.

5 pasos para definir tus metas

Así puedes convertir tus sueños en metas, estas en objetivos y estos en realidades:

  1. Decide cuáles son tus metas de lo que quieres conseguir. Ni el bienestar ni el éxito llegan por causalidad, eres tú quien tiene que asumir la responsabilidad y decidir la dirección que le quieres dar a tu vida. No te plantees metas que corresponden con los deseos o expectativas de los demás o de la sociedad y no con tus verdaderos valores. Cuando creas que quieres algo, pregúntate qué tanto lo quieres y piensa que las metas que te vayas a poner deben estar alineadas con tus valores, tus talentos y con la visión que tienes para tu vida; si no los tienes claros tu primera misión es aclararlos.
  2. Planifica tus objetivos. Si tus metas son el destino a dónde quieres llegar, los objetivos son las etapas que tienes que ir alcanzando para llegar allá. Las metas están más cerca de tus sueños y los objetivos son las cosas concretas que tienes que conseguir para acercarte a ellas.
  3. Desglosa tus objetivos en tareas concretas. Por ejemplo, para conseguir un objetivo a tres meses, debes descomponer ese objetivo en todas aquellas cosas que tienes que hacer para que este se cumpla. Lo más importante es que esas tareas estén planificadas en tu calendario y que las completes en los plazos que has previsto.
  4. Entrena tu motivación y tu disciplina. Una vez que sabes lo que quieres conseguir y lo has desglosado en tareas concretas, solamente la acción puede hacerte avanzar pero, mantener la acción enfocada y sostenida en el tiempo no es fácil. Los seres humanos nos distraemos con facilidad y somos inconstantes, aquí es cuando entran la motivación y la disciplina. La motivación, como la palabra lo indica, es el motivo por el que haces o no haces algo. Esta puede ser extrínseca, cuando hacemos algo por la recompensa o el castigo externo que podamos recibir, o intrínseca, cuando hay algo que nos importa profundamente. Esta última es lo que haces cuando sientes que algo tiene sentido verdadero para ti, por eso, dedicarte a algo que te importa es fundamental porque encuentras motivación en la actividad misma, ya que lo que haces no es por obligación sino porque te interesa de verdad. La motivación puede cambiar en cualquier momento y, en ese caso, entra en función la disciplina, que es la capacidad de mantenerte constante en la acción a la que te has comprometido e  incluso cuando no quieres hacerla porque sabes que va a ayudarte a alcanzar tu meta. Estas se complementan, una vez harás las cosas porque te sientes motivada y otras veces solamente porque la disciplina te dicta que lo hagas, y está bien. La disciplina y el hábito es lo que te mantiene en el camino.
  5. Recompénsate por tus pequeños logros. No te castigues demasiado cuando cometas un error o cuando te desvíes un poco del camino, la disciplina es necesaria pero, disciplina no significa deshumanización. Cuando te equivocas tienes derecho a tratarte con la misma compasión con la que tratarías a un buen amigo. Todos podemos tener un mal día o tomar una mala decisión, pero no permitas que eso te afecte de manera permanente. No caigas en el pesimismo, simplemente toma lo que estabas haciendo y sigue adelante con la misma determinación. Valora cada pequeño avance que haces, la competencia más importante nunca es la que tienes con los demás sino la que tienes contigo misma, en concreto con la persona que eras ayer y esa persona es a la que tienes que superar; después de todo, no te olvides de disfrutar el camino hacia tus metas. Si has elegido bien y tus metas tienen un por qué sólido, entonces planificar tus objetivos y trabajar para conseguirlos se convierte en un viaje apasionante porque ahora lo que haces tiene sentido verdadero para ti.

También te puede interesar

Los secretos de la organización minimalista

El arte de organizar tu vida y tu mente

Voy a ordenar mi espacio y de paso mi vida

En conclusión

Ten cuidado con lo que sueñas porque puede hacerse realidad, cuida mucho las metas que eliges,  asegúrate de que en verdad te importan profundamente, que coinciden con tu verdadero propósito en la vida y entonces lánzate perseguirlas con todas tus fuerzas y tu pasión.

Primero desglósalas en objetivos que sean concretos, realistas y medibles para que los puedas alcanzar, luego divide esos objetivos en tareas concretas, planifícalas en tu calendario y ponte en acción. No te olvides de cuidar tu motivación, tu disciplina y tus hábitos para mantenerte firme en el camino.

Por último no te olvides de no castigarte por tus fracasos, de celebrar tus logros y disfrutar del camino, porque perseguir tus sueños es perfectamente posible, todo empieza con un primer paso que es una decisión, después si tú quieres, ya no hay marcha  atrás.

¡Logra organizar todo un mes de tu vida paso por paso!

Para ser productiva debes planear tus objetivos y cumplir tus metas poco a poco, puedes empezar con un este planeador de productividad que te servirá de guía para organizar todo tu tiempo y tus actividades del mes, de la semana y de cada día de forma simple y eficiente.

Con este planeador podrás comenzar de una vez por todas tu camino a la productividad.

Adquiérelo aquí

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.