Quiero ser la reina de mi propia vida

Ser la reina de nuestra propia vida no es una habilidad con la que muchas nacemos, es algo que si Dios no quiso darnos, naturalmente uno tiene que salir y hacer lo necesario para aprenderlo y aplicarlo. En lo particular, yo soy de las segundas y me tocó pasar por el proceso de fabricación de mi reina interior desde cero, definitivamente no fue fácil, me tardé más de lo que hubiera querido y hubo veces en que tuve que pedir ayuda pero todo salió muy bien y como debería de ser. Todo proceso en el que buscamos un desarrollo personal tiene un precio que termina siendo razonable y justo, no deberíamos escatimar en lo que sea que nos haga crecer y florecer internamente.

¿Quién reina en tu vida?

Cuando tenía ocho años, estudié una parte de mi educación primaria en Los Angeles, California. Recuerdo que era una escuela primaria en la que tuve que aprender de cero a hablar inglés, mi mamá dice que los primeros días parecía un animalito asustado entre todos porque no les entendía nada y justamente es así como me sentía, un bicho raro. Afortunadamente eso no duró mucho tiempo porque pude hacer unos cuantos amigos, y entre ellos se encontraba Denisse, una niña afroamericana que me tenía encantada con su personalidad. Todos los días llegaba vestida con ropa de colores y siempre se veía fabulosa con moñitos brillantes en su cabello, sin embargo, por más llamativo que fuera su atuendo, eso no era lo que más llamaba la atención de ella sino  la actitud maravillosa que tenía.

Denisse sabía que yo no entendía muy bien el idioma pero siempre encontraba la manera de darse a entender conmigo, era la primera que me incluía en las actividades y juegos, era muy alegre y divertida, participaba en todo y no le daba pena nada, era decidida, segura de ella misma y a mí me encantaba ser su amiga. Fue cuando mi familia decidió que nos mudáramos a Colorado que yo perdí toda conexión con ella, y aunque no sé qué haya sido de su vida, puedo asegurar que sigue siendo una gran líder.

Es por eso que cuando alguien menciona el término de “ser la reina de tu vida” no puedo evitar recordar la actitud y la forma de ser de mi antigua amiga. Y es que, uno aprende de todo lo que vive y, fue que a través de ella nació en mí un deseo de querer ser yo quien gobernara mi vida sin cambiar nada de lo que soy. Cuando era niña deseaba tener aunque fuera una pizca de la seguridad que ella tenía, pero mi timidez y la vergüenza siempre ganaban la batalla; ya luego que uno gana años y llega a tener un crecimiento personal, sabemos que no hay nada que perder si lo intentamos, y aquí estoy. Nada salió mal.

Ser la reina de mi vida significa:

  1. Trabajar incansablemente por mis sueños y deseos más grandes
  2. Saber que mis deseos son una guía para saber por dónde ir
  3. No vivir con culpas o arrepentimientos, sin creerme menos ni más que nadie
  4. No vivir aterrorizada por los comentarios de los demás. Una reina entiende que nadie es perfecto y que todos tienen un poder especial.
  5. Buscar todo aquello que funcione para mí y le traiga un beneficio a mi vida sin tomar consejos que no pedí
  6. Saber que nadie está calificado para decirme lo que tengo que hacer, o sentir. Todos se creen especialistas últimamente.
  7. Valorar mi tiempo a solas y mi espiritualidad
  8. No buscar ser perfecta, sino buscar estar completa
  9. Brillar y ayudar a que los demás brillen, también
  10. Siempre ser alguien reconfortante y amable con los demás y sobre todo, conmigo misma

También te puede interesar

30 pensamientos que tienen las mujeres exitosas

Cómo mejorar tu imagen personal

Las claves para construir la vida de tus sueños

A total Queen

Ser la reina de tu propia vida no es solamente parecer una mujer empoderada e inalcanzable, es tener genuinamente consciencia de lo que haces en tu vida y que lo que hagas sea algo que te haga sentir bien, a ti y a los que te rodean.

Por raro que parezca, ser la reina de tu vida no es algo de lo que te tengas que preocupar por mostrarle a los demás, eso es algo que se demuestra con tu actitud y tú forma de ver la vida. Si decides que vas a ser una reina es porque sientes la necesidad de darte ese lugar en tu vida y, es porque crees que es tiempo de trabajar por ser mejor persona todos los días.

No mereces menos que sentirte increíble contigo misma. Deberías convencerte de que puedes lograrlo todo si tan solo lo deseas y que es posible que tu buen ánimo y personalidad sean contagiosas para alguien más. Sin darnos cuenta, a veces podemos llegar a ser el ejemplo a seguir de la persona que menos esperamos, y eso es lo que te hace una reina. ¡Gracias, Denisse!

¡Adquiere hoy mismo el plan de self care!

He preparado un plan completo de self care que consiste en una serie de worksheets donde, a través de actividades sencillas podrás entender el amor propio desde cero y empezar tu camino hacia la mejor versión de ti.

Adquiérelo aquí

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.