El secreto de encontrar balance en tu vida

¿Cómo podemos saber que no tenemos balance en nuestra vida? Pues, hay de dos sopas, puede ser que tengas problemas que no te dejan dormir en la noche o puede ser que tengas una gran sensación de insatisfacción con tu vida que no sabes por dónde empezar. Sé cómo se siente tener un balance en la vida porque también sé cómo se siente vivir sin él y, créeme, no es nada agradable. Vivir en un desbalance es sentir que la vida se te va de las manos, sientes que perdiste el control y que no sabes cómo retomarlo, es sentir que hay más imposibles que de costumbre y crees que las puertas se te cierran en la cara. Pero tranquila, todo tiene una solución.

¿Cómo es tener una vida en balance?

La pregunta aquí es, ¿Cómo se ve el balance para ti? Entiendo que el tener en balance nuestra vida no significa lo mismo para todas y, aunque tengamos bien claro cómo se debería ver, aun así hay ocasiones en que tenemos la vida hecha un desastre. No voy a mentir, alcanzar el equilibrio en todas las áreas de la vida no es cosa fácil, mas no imposible, a mí me costó tiempo, unas cuantas lloradas antes de ir a dormir y aprender a poner orden en mis pensamientos; tuve que pasar por muchas cosas pero ha valido la pena, “cada maldito segundo”.

Fue cuando tuve una crisis de ansiedad que supe que tenía que hacer cambios urgentes en mi vida. Entendí que no podía vivir sin poner orden en mis emociones, en mis acciones, en mis finanzas y hasta en mis relaciones (así de mal estaba). Siempre me he jactado de tener un TOC por la limpieza y el orden y en ese entonces me sentí un fraude por no haberme dado cuenta el estado en que tenía a mi propia vida. Suena extraño, pero sentí como si por dentro estuviera como las casas de uno de los acumuladores compulsivos del programa de Discovery Home & Health. Dentro de mí había un sinfín de cosas por limpiar, organizar y desechar y estaba tan harta que no me importaba ensuciarme las manos para terminar el trabajo.

Hice lo que tenía que hacer, fui a terapia, me abrí espiritualmente, me enfoqué en mi trabajo, empecé a ejercitarme más, a comer saludable y a pasar más tiempo con las personas que me hacían bien pero, sobre todo, fui amable y condescendiente conmigo misma. Dejé de ser tan estricta y dura con mi propia vida y empecé a darme un poco de crédito por mi esfuerzo. Sí, quería alcanzar mis sueños pero no iba a hacerlo si estaba frustrada o cansada.

Después de un tiempo entendí que había días en los que quería ir al gimnasio y comer sano, pero había otros en los que quería comer mi postre favorito y estar en pijama el resto del día y, adivina qué, ¡no pasaba nada! Me sentía bien con eso y eso para mí era haber alcanzado un balance.

Tres pasos para construir el balance en tu vida

  1. Define cuáles son tus prioridades en la vida. Sé sincera y coherente contigo misma. Nadie va a juzgarte por el camino que elijas y por las decisiones que tomes porque son únicamente tuyas y van a causar un impacto exclusivamente en tu vida. Es necesario que te hagas una evaluación personal en donde contestes con la mayor honestidad posible ¿qué es importante para ti? ¿cuáles son tus sueños y metas y qué estás dispuesta a hacer por ellas? Haz una lista con tus respuestas y deja que tu mente se esclarezca para después trazar los pasos a seguir.
  2. Define cuáles son tus límites y qué otros limites saludables deberías imponer en tu vida. Haz otra lista donde establezcas las reglas personales que quieres seguir y que pienses que te traerán un beneficio saludable a tu vida. Por ejemplo: decir que no cuando no quieres algo, y sí, cuando lo quieres; decir “hasta aquí” sin remordimiento o culpa; no complacer a nadie antes que a ti misma; no dejar que invadan tu intimidad, tu tiempo o tu espacio personal.  
  3. Define cuáles son tus no negociables en la vida. Es decir, determina todo aquellocon lo que nunca estarías en contra (creencias, estilo de vida, asuntos de familia, dignidad, honestidad, etc.). Tener este conjunto de valores te permite vivir lo mejor que puedas y que te sientas orgulloso de respetar esos límites.

También te puede interesar

Las claves para ser independientes, cuidar de ti y alcanzar el balance

Conviértete en la jefa de tu propia vida

Cómo vivir una vida extraordinaria

Todo lo bueno, cuesta

Lo cierto es que, si uno no está atento a su cuerpo y a sus emociones, va a llegar el momento en el que nos encontremos perdidos en nuestra propia vida. Tan es así, que no será fácil volver a ver la luz hasta que toquemos fondo y pidamos ayuda. No te permitas llegar al punto sin retorno y hazte cargo de tu bienestar, aunque parezca que todo va bien. Hazte un auto análisis del estado en el que te encuentras en todas las áreas de tu vida y dependiendo de lo que encuentre y, si lo crees necesario, quítate el miedo y ve terapia, prueba con la meditación, haz cosas nuevas que te hagan sentir bien.

Tómate el tiempo para identificar lo que no está del todo bien en tu vida y ten valor para hacerte responsable de ti misma. Todo lo bueno cuesta y hay cosas en las que no debemos escatimar en gastos, sobre todo en todo lo que traiga un beneficio para nuestra salud física, mental y emocional, esa es la clave para vivir una vida extraordinaria.

¡Tus finanzas personales más sanas y organizadas que nunca!

Tus finanzas personales necesitan de tu atención, por ello aquí te dejo un planeador que te va a ayudar grandemente a conocer tu situación financiera actual y saber hacia donde se dirige.

En esta páginas podrás poner en orden y en perspectiva todo lo que necesitas para tomar decisiones inteligentes en tus finanzas.

Adquiérelo aquí

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.