6 formas de permanecer motivada y fit para siempre

La verdad yo si quisiera haber nacido con motivación ilimitada y la vida fitness resuelta. No quisiera preocuparme por levantarme temprano a hacer ejercicio o cumplir con mis compromisos y que simplemente se hicieran en automático, pero es un “sueño guajiro” diría mi mamá.  La motivación, la paciencia y el amor propio son como músculos que se tienen que estar trabajando constantemente para mantenerse fuertes. Cuando la madurez llega a nuestra vida entendemos que nada es gratis y que todo lo bueno requiere del sudor en nuestra frente y que, aunque pueda ser difícil al principio, nunca terminaremos de la misma manera que empezamos (eso aplica en absolutamente todo).

Motivada y fit para siempre

Seamos honestas ¿cuántas veces hemos dejado los retos de ejercicio a la mitad? Yo muchísimas veces y si has llegado hasta aquí es porque tenemos eso en común. Debo confesar que aunque me considero ser bastante disciplinada, el tema del ejercicio siempre me había costado mucho trabajo. Es decir, al inicio de los entrenamientos me sentía muy capaz y empoderada a alcanzar la meta pero, cuando iba a la mitad del proceso, no había motivación suficiente que me hiciera seguir adelante. Al principio hacía mis rutinas de ejercicio por los menos cinco días a la semana y después bajaba a tres días hasta que definitivamente lo dejaba de hacer para luego de unas semanas volver a empezar desde cero. Era una clase de círculo vicioso que no soportaba.

Sin embargo, un día decidí que esa actitud mía era algo que me gustaría cambiar. Aquí hablamos mucho de los buenos hábitos y rutinas saludables y, por ende, yo no me podía dar permiso de hacer lo contrario ¡qué hipócrita sería! Pero, de eso se trata, autoevaluarnos constantemente para identificar lo que no nos gusta de nosotros para intentar cambiarlo por algo mejor.

Hice muchas cosas para motivarme y obligarme a cumplir con mis metas fit; desde crear un plan para despertarme más temprano, hacer algunos cambios en mi rutina de la mañana, comprar ropa de gimnasio que me gustara y otras tantas cositas que no creo que me hayan ayudado tanto como lo que hice de trabajo interno. Vuelvo y digo, todo lo que somos por fuera depende del trabajo que hemos hecho por dentro.

Mi problema era que miraba al ejercicio y a comer saludable como una obligación que me limitaba de hacer lo que más me gustaba pero, en un momento de total franqueza conmigo misma me pregunté:

  • ¿No crees que son más productivos 30 minutos de algo de ejercicio que ver otro capítulo de tu serie?
  • Sé que te gusta mucho esa comida pero, si sabes que te hace sentir mal, ¿no crees que es preferible dejar la gula y sustituirla por otra que no lo haga?

Al final del día comencé a ver la vida fitness no como una deber sino como una oportunidad (completamente opcional) de estar más saludable, con mejor ánimo y para verme mejor. Dejé de ponerme pretextos y en su lugar animarme y convencerme de que si  quería un cambio real, debía esforzarme un poco más. Mi cambio de mentalidad vino por medio de seis principios:

  1. Concéntrate en lo más importante y no en los detalles.
  2. Evita darte la opción de renunciar. Busca una razón para hacerlo, no para no hacerlo.
  3. No esperes perfección, deja las expectativas de lado.
  4. Crea tu grupo de apoyo fitness. Involucra a familiares y amigos  que te alienten a continuar en tu camino.
  5. Concéntrate en un cambio propio, no bases tus resultados en los de alguien más.
  6. Cree en ti misma.

También te puede interesar

¿Estás lista para conseguir el cuerpo de tus sueños?

¿Quieres tener una vida fit?

¿Quieres tener un cuerpo fit en poco tiempo?

La cruda realidad

Lo cierto es que, nada va a ser posible si no ponemos aunque sea un poco de empeño. De nada nos sirve querer vernos bien en el espejo si sabemos que hay trabajo que hacer y no queremos ensuciarnos las manos. No se puede hablar de metas personales cumplidas sin hablar de paciencia y amor propio y, sobre todo, de disciplina y esfuerzo.  Que cualquier proceso que vayas a empezar tenga bases sólidas de buenos y saludables hábitos, de ánimo y confianza en ti misma. 

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.