¿Quieres tener una vida fitness?

No gente, subir historias a Instagram del jugo verde que nos tomamos esta mañana y del parque cuando salimos a correr, no significa que estamos teniendo una maravillosa vida fitness. Si estás aquí con la intención de demostrarte a todo mundo que te estás tomando en serio eso de hacer un cambio en tu cuerpo y estilo de vida, no estás en el lugar correcto. Tener un estilo de vida fitness es algo que solo trae un beneficio personal y propio, es hacer un cambio abismal en tu manera de ver al ejercicio, la alimentación y hasta la manera en que piensas para lograr los resultados que buscas sin tener en cuenta la apariencia ni opiniones de alguien más.

Take it slow

Hay cosas importantes que se aprenden en la vida y una de ellas es que todo lo que te promete un resultado inmediato muy seguramente te va a fallar. Absolutamente todo lo que vale la pena necesita tiempo y querer empezar una vida fitness de un día para otro puede ser algo negativo. Por experiencia propia te digo que no quieres empezar tan rápido, porque lo cierto es que, como en todo proceso, nada es miel sobre hojuelas y que si quieres crear nuevos hábitos va a tomar su tiempo. No sólo es crear un objetivo, sino trazar el camino con metas más pequeñas a corto, mediano o largo plazo.

Ponte a pensar, qué puedes cambiar en tu vida para acercarte un poco más a la meta en lugar de cambiar de actividades por completo. No necesariamente tienes que empezar a ir al gimnasio el día de hoy, sino que salir a caminar un rato a diario es un buen comienzo. No tienes que tomar dos litros de agua en una sentada, qué tal si llenas una botella y la tienes a la mano siempre para que la consumas en lo que va del día. Puedes intentar marcarte un horario para irte a dormir más temprano o agregar un poco más de verduras a tus platillos esta semana. Antes de tomar café por las mañanas, toma un vaso de agua. Haciendo pequeños cambios se llega más lejos de lo que imaginas.

Además de los pequeños cambios en tu rutina también debes cambiar tu mente. No tomes como una obligación a la vida fitness, tómala como un derecho. Empieza por lo poco y ten en mente lo siguiente:

  • Una vida sana depende de lo que haces todos los días.
  • No te ejercites en exceso. No vas a acelerar nada y solamente vas a terminar muy adolorida, lo único que vas a hacer es terminar en un burnout. Trust me.
  • Al comienzo, dedica de 3 a 4 días a la semana de ejercicio.
  • No bases tus resultados y esfuerzos en un influencer. Recuerda que ellos la mayoría de las veces no muestran la cara difícil de lo que hacen. Su trabajo es mostrar la parte buena de su vida.
  • Elegir comer sano es mucho mejor que seguir una dieta. A menos que un profesional no te otorgue una dieta en específico, busca un equilibrio en todo lo que comes.

También te puede interesar

¿Estás lista para conseguir el cuerpo de tus sueños?

Cómo construir una disciplina para lograr un cuerpo fit

¿Quieres tener un cuerpo fit en poco tiempo?

La verdad de la vida fitness

Una vida fitness” se escucha más glamurosa de lo que es. Siempre vemos la cara buena de ella en las redes sociales pero dejamos de lado que lo deberíamos hacer por razones de salud y autoestima. Nos pasamos mucho tiempo viéndonos en espejos ajenos donde las inseguridades son lo primero que se refleja. Pensemos que si queremos lograr un verdadero cambio se tiene que empezar de a poco y que ser principiante es el primer nivel que completar. La única clave para empezar una vida fitness es empezar hoy mismo con lo que tengas a la mano. El resto lo irás construyendo sin darte cuenta.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.