Amar tu cuerpo nunca fue tan fácil + 5 claves para alejar tus inseguridades

El hecho de amar a nuestro cuerpo debería ser una regla de oro en la vida que se tendría que cumplir sí o sí, sin embargo, las vivencias, la perspectiva y la autoestima de cada persona marcan qué tan sencillo o complicado es hacerlo. Amar tu cuerpo no es algo que suceda de la noche  la mañana y menos si hay heridas que esperan por sanar pero, decidirte a hacerlo es un paso importante que es digno de celebrarse; cuando lo haces se celebra que te has hecho tu prioridad, que valoras que tienes un cuerpo que hace mucho por ti todos los días y que te estás dando la oportunidad de sacar tu mejor versión sin mirar a otros espejos que no sean el tuyo. Es tan fácil darle a las inseguridades una oportunidad de infiltrase en nuestra vida que todos los días se convierten en una batalla para nuestro autoestima, nada está más lejos del amor propio que darle poder a nuestros defectos, eso nos lleva a perder el control y la noción de todo lo bueno que somos.

Los primeros pasos

Para ti, ¿qué significa amar tu cuerpo? He visto que el concepto de body acceptance puede llegar a ser deformado en algunas ocasiones. Por ejemplo, hace tiempo teníamos una vecina con sobre peso que estaba súper orgullosa de su físico, se vestía como quería y no le importaba cómo la fueran a ver, ella decía que lo que más disfrutaba en el mundo era comer, que ella se aceptaba tal y como era y que era (en sus propias palabras) “una gordita feliz”. Sin embargo, aunque todo el tiempo ella daba a entender que estaba cómoda con su cuerpo y que nunca le pasaba por su mente parecerse a alguien más, hace unos días nos enteramos que desgraciadamente había fallecido por complicaciones y enfermedades causadas por su peso a los 28 años de edad. Honestamente no estoy segura de que eso se acercara al significado de amar a su cuerpo.  

Pongámoslo así, hoy puedo vivir en un departamento pequeño que me encanta, que he amueblado y decorado con mucho esfuerzo, pero también quisiera en un tiempo tener una casa grande como siempre lo he soñado; significa que yo amo mi departamento ahora y al mismo tiempo sigo queriendo una casa. Así deberíamos sentirnos respecto a nuestro cuerpo y nuestras metas, sin sentirnos mal por lo que queremos tener.

El amar a nuestro cuerpo es aceptarlo, apreciarlo y respetarlo tal y como está pero apuntando al futuro con la intención de mejorarlo progresivamente buscando maneras en que podamos crecer en todas las maneras posibles y no sólo físicamente. En alguna ocasión he contado mi error al probar la dieta milagrosa que me recomendó una “amiga” (click aquí para leer el chisme), recuerdo muy  bien que en ese tiempo no había un día sin que pensara en hacer ejercicio (sólo cardio, por cierto) y en el número de calorías que consumía, sin embargo, creo que está en el ser humano el pensar que nunca es suficiente. Tenemos siempre el pensamiento de que si tal vez fuéramos más delgadas, si tuviéramos más busto, más cadera, una cintura más pequeña o si fuéramos un poco más altas seríamos más felices, pero no, para ser felices tenemos que disfrutar de todo lo que hacemos todos los días y valorar que tenemos un cuerpo que puede hacer por nosotros más que suficiente.

5 claves para amar tu cuerpo

Si queremos llegar a tener un verdadero amor por nuestro cuerpo, tenemos que empezar por lo más importante:

  1. Sé radicalmente honesta contigo misma. ¿Qué es lo que tu cuerpo realmente te dice? Dejando de lado los estereotipos, sé honesta con la talla de tu ropa y la talla que eres en realidad, conoce la forma de tu cuerpo, reconoce si necesitas cambiar de ejercicios o si llevas una mala alimentación por conseguir ciertos resultados a toda costa. Después de eso, reconsidera lo que estás haciendo y, si es necesario, cámbialo por otras acciones que te hagan sentir cómoda contigo misma.
  2. Deja de pesarte. No eres un número en una báscula, el número que veas no tiene poder a menos que se lo otorgues.
  3. Entiende que tu propósito es más importante que tu apariencia. No estás aquí para matarte en un gimnasio o culparte por comer más calorías de las que deberías. Preocúpate solamente por hacer que la futura versión de ti se sienta orgullosa de lo que eres y de lo que has vivido.
  4. Practica el mindfullness. Pon atención a la manera de cómo te hablas y qué hacer para mejorar la relación contigo misma. Ten un acercamiento que pueda traerte un mayor conocimiento de ti misma, de lo que eres, de lo que necesitas y a dónde te quieres dirigir.
  5. Desaprende las creencias y mensajes negativos que has aprendido a lo largo de tu vida. Esta es la parte más difícil, más no imposible. Tenemos mensajes que están en nuestro subconsciente desde el uso de nuestra memoria, el desarraigarlos es un proceso complicado y doloroso que es más que necesario para poder eliminar las cadenas que no nos dejan avanzar. Si  es necesario toma terapia, platica con alguien, escribe o haz cualquier cosa que te permita dejar atrás eso que te ha venido lastimando desde hace mucho tiempo y que no le cuentas a nadie.

También te puede interesar

La clave para tener un cuerpo fit en poco tiempo

El secreto para comer saludable sin obsesionarte

Los hábitos saludables de las personas exitosas

Just let it go

El amar a tu cuerpo es empezar a hablar de tus inseguridades con total naturalidad, deja de avergonzarte, tus defectos (que todos tenemos) no te hacen menos, no te hacen perder valor de ninguna manera y no te quitan poder. Reconocer tus inseguridades y poder aceptarlas como parte de nosotras es lo que nos devuelve el control, no tienes que cambiar nada de ti para sentirte cómoda o segura, necesitas darte crédito por lo que eres capaz de hacer por ti, necesitas rodearte de personas que te empujen a ser mejor, necesitas ser más amable y paciente contigo misma de vez en cuando. 

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.