Amor propio y hábitos saludables

Si de algo se está de acuerdo en este blog es de construir hábitos que traigan un beneficio a nuestra vida. No se trata de crear un hábito sólo por seguir una recomendación de fuente dudosa o porque se nos ocurrió en un rato de ocio, un hábito debe tener como fin favorecer a nuestra salud física y mental al mismo tiempo de que se avance para alcanzar un propósito. Sin embargo, debemos agregar otro factor a la fórmula de los hábitos saludables, el amor propio.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Aquí sólo hay una regla, un hábito a la vez. No todo se puede hacer al mismo tiempo y se requiere de disciplina para lograrlo. Haz una lista de los hábitos que te gustaría crear y programa tus actividades sin límite de tiempo. Aquí te digo cómo crear un hábito. Lo importante aquí es, que definas los por qués y los para qués de tus nuevos hábitos y puedas tener en claro que estás trabajando en algo que te va a beneficiar.

Creo, honestamente, que si no agregamos al amor propio en este proceso, todo se dificultaría un poco más. Deberíamos tomar decisiones, implementar nuevos estilos de vida y desintoxicarnos de tantas cosas desde ese punto de partida. Aunque suene a cliché, si de verdad quieres un cambio real en ti, tanto interno como externo, tienes que sentir que lo haces por ti y para ti. Que no haya lugar para otras razones que no representen un beneficio real para tu persona. Tú eres el punto de partida de todo lo bueno que te pueda suceder.

También te puede interesar

Cómo reconectar con tu mejor versión

Así me dejó de importar todo + encontré el amor propio

Cómo ser mejor tú cada día

3 hábitos saludables de amor propio

De una vez te lo digo, si quieres construir una vida saludable empieza por incluir hábitos saludables a tu vida y si quieres un estilo de vida saludable, empieza por el amor propio.

  1. Escríbete cartas a ti misma. Cuando escribimos expresamos lo que nuestra boca no puede decir. El tener un journal donde puedas expresarte libremente libera tus pensamientos y trae nuevas ideas, te sientes mejor, es relajante y puedes entender mejor las cosas.
  2. Cuida tu salud. Aunque no hayas pasado o estés pasando por alguna enfermedad hazte responsable de tu propia salud. Deja de tomar café, deja el cigarro, disminuye tu consumo de azúcar, acude a tus chequeos médicos si lo crees necesario pero cuida de ti.
  3. Sal de tus zonas de confort. No es un hábito muy común pero, tener la costumbre de salir de tus rutinas de vez en cuando trae aprendizaje, recuerdos, retos y victorias. Salir de tu zona de confort te hace ver que eres capaz de hacer más de lo que piensas posible, es autoevaluarte para valorar aún más lo que eres y en lo que te estás convirtiendo.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.