El secreto para sentirte y verte mejor física y mentalmente

Que momentazo de la vida cuando estamos en paz con nuestro cuerpo y nuestra mente. La sensación de satisfacción y tranquilidad que se tiene cuando todo el trabajo de amor propio ha rendido sus frutos es algo fuera de serie. El sentirte y verte mejor física y mentalmente requiere de tiempo, atención y el seguimiento de unos cuantos consejos medianamente secretos que tenemos a la mano y que pasamos por alto muchas veces por darle prioridad a otras actividades que, si bien, nos ayudan a alcanzar nuestras metas, no son lo único en lo que nos debemos basar.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Hace veinte años, recuerdo que todas las revistas y pasarelas que miraba cuando era niña estaban llenas de modelos que eran súper delgadas y que, muy seguido, se veían envueltas en escándalos de trastornos alimenticios. En ese entonces lo más importante era cuidar el peso hasta el punto de ser peligroso y, aunque en la actualidad las modelos de igual manera no dejan de buscar ser delgadas, veo un cambio muy grande en la perspectiva de la belleza, ahora es sumamente importante el respetar la forma de nuestro cuerpo, buscar estar saludable y mentalmente estables.

También te puede interesar

Cómo conseguí tener una vida más saludable

Cómo permanecer motivada cuando empiezas un estilo de vida saludable

Consejos para crear un estilo de vida saludable

Las claves para sentirte y verte mejor

Iremos de lo más básico a lo más complejo.

  1. Aliméntate con comida y bebidas que te brinden una buena nutrición y te hagan sentir bien. Cuidar de tu cuerpo es el primer paso para sentirte bien física y mentalmente. Cuando haces prioridad el alimentar a tu cuerpo con lo que le hace bien, tu estado anímico y de salud van a cambiar. No se trata solamente de limitarte de comer cosas grasosas o con azúcar, sino de ser conscientes de lo que comemos e intentar  balancear nuestra comida favorita con la sana hasta llegar a la conclusión de qué sería bueno agregar o quitar de tu dieta diaria.
  2. Ponle atención a cómo se siente tu cuerpo con lo que comes. Uno de los más grandes errores que cometemos como adultos es no saber escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice hasta que nos los grita en un consultorio médico. El darle atención a cómo nos sentimos después de consumir, por ejemplo, lácteos, harinas, picante, bebidas gaseosas o cualquier ingrediente de nuestros platillos nos da la pauta para consultarlo con un especialista y de esta manera saber perfectamente lo que le conviene a nuestro cuerpo consumir y que definitivamente no. Esto puede ser la clave para acercarnos en gran manera a lograr las metas físicas que nos planteemos.
  3. Encuentra contenido que le agregue algo de valor a tu vida. Es nuestra responsabilidad conservar un buen estado mental y está en nuestras manos buscar por los medios que estén a nuestro alcance las formas y el contenido que nos haga sentir mejor anímicamente y nos dé un empujón para seguir adelante con nuestros propósitos y metas. Recuerda siempre que ser feliz no depende de nadie más que de ti.
  4. Crea y mantén una buena rutina de ejercicios. Aunque es la parte más difícil de un proceso físico, el hacer prioridad y apartarle el tiempo necesario al fitness, trae más beneficios que el hacerte de un cuerpo bonito. Tener una rutina de ejercicios te hace sentir más productiva, reduce el riesgo a sufrir depresión y baja los niveles de ansiedad, ayuda a dormir mejor y además también se ejercitan las habilidades de pensamiento que tienden a reducirse con el paso de los años.
  5. Analiza cuáles emociones te afectan más que otras y crea un método para trabajar en ellas. Date un tiempo a solas de observar tus emociones a fondo hasta llegar al punto donde tú creas que comenzaron. El enojo, la tristeza, la pereza, inseguridades, celos y todas las emociones que traigan inestabilidad a tu vida deben ser sacadas de raíz. Haz un reseteo de tu mente, si es posible sal a un lugar donde estés rodeada de naturaleza para meditar y combina esto con ejercicio físico, también puedes acudir a terapia si lo crees necesario y aquí te digo otras tantas maneras en las que puedes empezar a trabajar en lo que creas conveniente. Puede que tome un poco de tiempo, pero es sumamente necesario si quieres mantener una mente sana.  
  6. Hazte tiempo para reflexionar y crecer individualmente. Todos necesitamos un tiempo para aprender algo nuevo. Lee nuevos libros de grandes líderes, estudia la Biblia, toma un cursos de algo nuevo e interesante, medita, haz yoga… el cielo es el límite.
  7. Aparta un día a la semana para tener tiempo sólo para ti. El tomarte por lo menos un par de horas sólo para hacer algo que te gusta o para mimarte con una skincare routine es suficiente para traer paz a tus días ajetreados. El darte atención a ti misma es una gran muestra de amor.
  8. Trabaja en tus proyectos. Mantener tu mente ocupada con pequeños pasos hacia tus sueños es una manera maravillosa de evitar fugas de pensamientos negativos. Bien dicen que una mente ocupada no extraña a nadie, pues yo podría agregar que una mente ocupada no se preocupa en vano ni tiene tiempo para necedades.
  9. Llena tus mañanas de contenido motivacional. Deja de abrir Instagram en cuanto abres los ojos y mejor crea una playlist de música instrumental o podcasts de buenos líderes motivacionales. Las mañanas trazan el rumbo de tu día completo, no comiences alimentando tu mente con contenido basura.
  10. Haz tu rutina diaria. Aristóteles decía que somos lo que hacemos repetidamente. El crear una rutina saludable aporta grandes beneficios al bienestar emocional y psicológico ya que al realizar actividades que promuevan un bien para nuestra salud, muy probablemente al mismo tiempo se creen buenos hábitos. Aquí te digo cómo crear una rutina saludable.
  11. Haz journaling. Esta actividad trae más beneficios de los que esperaríamos, es una especie de meditación donde podemos canalizar nuestras emociones y expresar lo que sentimos libremente. Con ello vaciamos nuestra mente para ordenar ideas y pensamientos para tener mayor claridad de lo que nos pasa. 

Recuerda que buscar tu bienestar integral es tu máximo objetivo, que eres responsable de lo que sientes y que el cómo quieres verte también está en tus manos.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.