Cómo permanecer motivada cuando empiezas una vida saludable

Debo decir que, un estilo de vida saludable no es una meta sino un camino. Es una constante elección de las opciones que nos traigan un beneficio a nuestra salud física y emocional por medio de rutinas y hábitos que vamos formando según sean nuestras metas. Sé, por experiencia propia, que lo difícil es permanecer motivadas de principio a fin porque nuestra naturaleza es ser impacientes, pero antes de abortes la misión de ser más saludables te recomiendo que leas esto.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Primero que nada, tengamos en cuenta que cada rutina es diferente y tiene distintos niveles de exigencia. Todas las metas que nos pongamos deben tener un método personalizado que seguir para que se logren. Además, debemos agregar a la receta paciencia, disciplina y ánimo porque sin estos dudo mucho de que algo bueno pueda pasar.

También te puede interesar

Cómo conseguí una vida más saludable

Todo lo que necesitas para ser bella desde adentro

La razón por la que no estás teniendo un verdadero glow up

¿Dónde empiezo y cómo permanezco en una vida saludable?

  1. Enfócate en cómo te sientes. Lo cierto es que, cuando empezamos una vida saludable nos volvemos adictos a sentirnos bien pero, ten cuidado. El querer sentirnos de la mejor manera siempre, muchas veces termina creando una presión en nosotros y dejamos de hacer las cosas por gusto para hacerlas por obligación. Escucha a tu cuerpo y no apresures los resultados, trabaja en ti cuando tengas que hacerlo pero también descansa y date un break. Eso también es parte de estar saludable.
  2. Cuida de quién te rodeas. No esperes ser la persona más saludable si tu círculo social te motiva a hacer todo lo contrario. Mantén cerca de ti a tus amigos o familiares que te apoyen en tus procesos y que, sobre todo, no sean una piedra de tropiezo en tus metas. Asegúrate de rodearte de gente que te motive y que aprecie lo que haces por ti misma. (Esto aplica para todo en la vida)
  3. No te compares. No sigas los pasos de nadie para parecerte a alguien que no eres. Recuerda que todos tienen su proceso y sus tiempos son diferentes a los tuyos. Concéntrate en ti misma, no veas a ningún otro lado que no tu propio camino.
  4. No olvides tus metas. Puedes hacer un collage, crear un calendario, poner post its en tu habitación o cualquier otra idea son buenas para no perder de vista tus metas y sueños. Levántate y acuéstate con la idea de que poco a poco estás un paso más cerca de lo que tanto has trabajado.
  5. Registra tus metas y logros. Tener visibles tus avances es un símbolo de tu coraje y determinación, además, el ver cómo se cumplen poco a poco tus propósitos es lo más satisfactorio que puede haber.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.