Cómo conseguir una sonrisa perfecta y saludable

Lo cierto es que siempre estamos preocupadas por tener las cejas perfectas, el pelo y las uñas on point, las pestañas y la piel en el mejor estado, sin embargo, siempre dejamos los dientes al final que, de hecho, me atrevo a decir que son algo aún más importante que ningún otro punto. Es bien sabido que una sonrisa atractiva lleva alto porcentaje de aceptación pero, sobre todo, forma parte importante de nuestra salud, y la salud, es belleza. Una sonrisa saludable no debería ser lo último que se pretenda conseguir.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Empecemos por el principio, una sonrisa perfecta y saludable significa no tener ningún tipo de afección que afecte tu estética y funcionalidad. No significa que se parezca lo más posible a los estándares de belleza que se tienen hoy en día, por ejemplo, últimamente está de moda ponerse diamantes, metales preciosos o incrustarse objetos en los dientes, pero hay una línea delgada entre lo que se ve bien y lo que EN VERDAD está bien.

También te puede interesar

8 cosas que te hacen más atractiva

Cómo oler rico siempre

Cómo reconectar con tu mejor versión

Qué hacer para tener una sonrisa perfecta y saludable

Primeramente quiero que tengas en cuenta que no hay salida fácil. Ve con un dentista, no te pongas carillas sólo por ponerte carillas, acude por un diagnóstico donde expliques a detalle lo que quisieras cambiar y lo que te agradaría. Escucha lo que dice el Dr. Federico Baena

  1. Ve con especialista. No trates de hacer todos los tips y hacks que hay en internet sobre blanquear o mejorar el aspecto de tus dientes. Un especialista conoce las necesidades y tratamientos que se adecúan a tu caso en específico. Recuerda que lo barato sale caro siempre.
  2. Que sangren las encías no es normal. No dejes pasar el tiempo, el sangrado habla de un proceso inflamatorio y se tiene que ver a un especialista.
  3. El cepillado de la noche es el más importante de todos. Naturalmente, luego de varias horas de dormir se crea la mayor cantidad de bacterias. Tener un buen cepillado nocturno es el mejor de los hábitos que puedas adquirir.
  4. Cepilla tus dientes mínimo dos veces al día. Dedícale dos minutos al cepillado, independientemente de cómo sea tu técnica. Cepilla de la encía al diente y con el cepillo más suave o blando posible, ya que, aunque los duros dan la sensación de mayor limpieza, el problema es que las cerdas no llegan a los lugares a donde deben llegar. Y recuerda, cepíllate mínimo después de 15 minutos de comer para no dañar el esmalte y para no intervenir en la digestión.
  5. Cambia tu cepillo dental cada tres meses. Hazlo por salud, el desgaste y el crecimiento bacteriano a largo plazo sobre los cepillos de dientes puede ser perjudicial.
  6. Utiliza enjuague bucal sin alcohol. Aunque existen muy buenos enjuagues bucales con alcohol, estos están contraindicados en personas que presentan una alta sensibilidad bucal, así como si existe alguna lesión en la mucosa. Preferible no exponerse. Más información aquí.
  7. Cuando consumas café intenta tomar un vaso de agua después para que las partículas que dañan a tus dientes no se queden de manera permanente
  8. Usa raspador de lengua una vez al día. El uso de un raspador de lengua reduce en gran medida las bacterias en la boca que causan mal aliento, caries dental y enfermedad en las encías.
  • Para el mal aliento, hilo dental. Este producto ayuda a quitar las bacterias patógenas entre los dientes que causan mal olor.
  • Acudir dos veces al año por una limpieza. Una limpieza realizada por un profesional previene graves consecuencias. Acude con tu dentista cada seis meses a menos de que tengas una enfermedad periodontal que haya sido diagnosticada.  

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.