Cómo estar lista para el verano en 4 sencillos pasos

Muchas de las películas de Hollywood están desarrolladas alrededor del verano y no es para menos, creo que es la temporada más cálida del año cuando disfrutamos mucho estar fuera de casa. El verano nos trae muchas alegrías y buenos recuerdos, para ello debemos estar más que preparados y bastan 4 pasos para lograrlo y poder disfrutar esta estación al máximo.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

¿Qué es lo primero que piensas cuando escuchas la palabra verano? Lo que se me viene a la mente es playa, sol y arena, helados, calor y ropa ligera. Uno no puede escuchar la palabra verano sin pensar en que la temperatura sube y que es hora de sacar los atuendos que el invierno nos obligó a olvidar.

En pleno diciembre del año pasado, cuando los frentes fríos nos decían que nos iban a faltar suéteres para poder soportarlos, un conocido me dijo antes de ir al gimnasio “los cuerpos de verano se construyen en invierno”; esa simple frase me hizo sentir culpable de estar comiendo un pan dulce con café y es por eso que hoy te digo cómo estar lista para el verano.

También te puede interesar

Los mejores hacks de belleza para verano que debes conocer

La rutina de skincare corporal que deberías probar

Lo que tu piel te quiere decir en verano

4 pasos para estar lista para el verano

Seguido pensamos que tenemos que cumplir muchos requisitos para ir a la playa, de preferencia, tener un buen cuerpo, la piel impecable y un bikini maravilloso pero, la playa no debería de ser una pasarela, sino simplemente  un lugar para pasarla bien.

No tienes que cumplir con ningún requisito, no deberías querer cumplir con lo que plantean las revistas de moda y los estándares estéticos, no tienes que ganarte el derecho de disfrutar la playa, ni mucho menos de ponerte lo que te dé la gana.

Paso 1. Puedes ponerte lo que quieras. No tienes que seguir reglas para sentirte bien con lo que te pones, ponte ese traje de baño que tanto te gusta y siéntete orgullosa de tu cuerpo. La vida es muy corta como para esperar el tiempo correcto.

Paso 2. Entiende que no es tu responsabilidad hacer que los demás se sientan cómodos con tu cuerpo. Siéntete cómoda en tu propia piel y levanta la cara orgullosa de ti. Recuerda siempre que, los comentarios de otras personas rara vez son acerca de ti, son acerca de ellos. Es completamente válido si piensas que no tienes el cuerpo que quieres para mostrarte en bikini pero es más válido disfrutar al máximo cada momento sin querer darle gusto a nadie.

Paso 3. Sé amable contigo misma. No eres tu cuerpo, eres más que unos abdominales, que las celulitis, que las estrías, que los granos que te salen en la cara. La gente que más amas, te ama por lo que eres más allá de tu físico. Entiende que eres más de lo que crees que eres.

Paso 4. Siente esa conexión con la naturaleza. Eres merecedora de disfrutar todas las sensaciones maravillosas que la naturaleza te ofrece. Siente la brisa en tu cara, la arena bajo tus pies y las olas rozando tu piel. Respira y agradece.

Paso 5. Quítate la idea de que eres la única persona en la playa teniendo inseguridades por tu cuerpo. Absolutamente todos tenemos inseguridades pero, creo que la peor crítica que podemos recibir es la propia, sé amable contigo y con los demás, uno nunca sabe por lo que otras personas están pasando. Muchas veces la gente está más preocupada por ellos mismos que por ti.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.