Todo lo que tienes que saber de tu piel en verano

Vacaciones, sol y cielos despejados ¡qué bonito es el verano, caray! Sin embargo, si hay una temporada del año en la que debemos cuidar nuestra piel, precisamente sería esta. Nuestra piel nunca estará exenta de lo que el sol puede causar, y antes de que otra cosa suceda, necesitas saber unas cuántas cosas para cuidarte lo más posible.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Desgraciadamente, ya no basta sólo con usar protector solar para tener a nuestra piel protegida. Conforme pasa el tiempo, la exposición a los rayos del sol ha tenido repercusiones en nuestra salud que van en aumento. Además de que los rayos solares pueden causar insolación, también causan manchas o envejecimiento y lo más grave, cáncer de piel o de ojos.

También te puede interesar

Todo lo que debes hacer para tener un glow up de primavera

Así puedes envejecer mejor

Rutina de skincare de primavera

Lo que tu piel necesita en verano

Aunque el protector solar debe tener un lugar imprescindible en tu rutina de skincare, hay también otros factores que ayudan en gran manera a cuidar tu piel en los días en los que el sol no tiene piedad.

La ducha. Según la OMS la ducha ideal debe limitarse a 5 minutos con agua templada. Una ducha al día es suficiente, sin embargo si se toma la decisión de hacerlo más de una vez, se debe procurar utilizar jabón sólo en la primera con masajes suaves.

El secado. Al salir del agua se debe secar bien la piel ya que la humedad favorece al sobre crecimiento de hongos y la aparición de alergias. El calor y la humedad facilitan la estimulación de las glándulas sebáceas y pueden empeorar las tendencias de acné.

Evitar las horas con más sol. Dado que los rayos UV son más potentes durante los meses de primavera y verano, se recomienda estar a la sombra en un horario de 10:0 a.m. a 4:00 p.m. que es cuando los rayos del sol son más fuertes.

Consultar el índice de rayos UV. El Índice UV es publicado diariamente para indicar la fuerza de los rayos solares ultravioleta en tu localidad. Cuanto más alto sea el número, más intensa será la radiación. Comprueba el Índice UV de tu región en tu aplicación del clima y toma las medidas de precaución necesarias cuando estés al aire libre.

Usar cremas hidratantes barrera. ¿Eres de las que sienten que la piel se reseca y reacciona después de estar en la piscina o después de estar en la playa? Las cremas barrera son la solución para reparar y  proteger la piel de los efectos irritativos y secantes del cloro y el agua del mar. Aquí tienes algunos ejemplos.

Cuidar tu cabello del cloro. El cloro de las piscinas daña la keratina del cabello y para evitarlo lo más posible hay dos opciones: usar gorro para nadar o ponerte algún aceite (de coco o de olivo) antes de meterte al agua. Después no olvides realizar tu rutina habitual de haircare.

No dejar de monitorear tus lunares. Es importante identificar aquellos lunares que nos generen signos de alarma para prevenir enfermedades futuras. Si notas algún cambio en el color o la apariencia de algún lunar, ve a tu dermatólogo para que lo evalúe. Es de suma importancia acudir con un especialista en caso de que notes que un lunar sangra, supura, pica, tienen una textura extraña o te duelen.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.