Perdón, felicidad y salud emocional

Dicen que cuando uno carga con rencores y no deja ir el pasado, el cerebro lo entiende como que no vale la pena sentirse mejor. En verdad creo que la felicidad y la salud emocional tienen algo en común, el perdón. Decir que sabemos perdonar suena fácil pero lo cierto es que, decidir perdonar a alguien involucra mucho esfuerzo y trabajo, es tomar asuntos que nos dolieron para dejarlos ir y elegir avanzar, asuntos que nos quitan la paz y son como piedritas en el zapato que no nos detienen pero nos lastiman.

Todos tenemos trabajo importante que hacer para superar un trauma y dejar atrás lo que nos duele. Sé que cuando nos tomamos el tiempo para sanar nada es sencillo y que todo cuesta un poco más, pero también sé que todo tiene un propósito y que al final vale la pena lo difícil que fue  salir de ahí.

El perdón es la base de una conciencia tranquila, es elegir tu felicidad y bienestar por encima de todo. ¿Sabes lo que te va a costar en el futuro no perdonar? No hacerlo sabotea tus relaciones, tus hábitos, tu amor propio y tu forma de ver la vida. Si hay algo que he aprendido es que el tiempo es tan valioso que no debe ser desperdiciado con nada. Hay tantas cosas por hacer y tantas aventuras por vivir.

Lo verdaderamente importante aquí es gastar nuestras energías en sanarnos, ocuparnos en avanzar y sacar lo mejor de cada prueba, porque cuanto mejor vivamos la vida, más trabajemos en nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestra espiritualidad, mejores oportunidades se acercan a nosotros, más gente conocemos, más amor recibimos y todo se siente mágico. Para eso uno debe ser libre y estar disponible para que nada de nuestro pasado nos obstaculice.

Cuando una persona no es feliz se siente. Admitamos cuando algo nos está lastimando, pide tu propia opinión, tú te conoces mejor que nadie, sabes qué hay en tu corazón, siempre sabes la respuesta, sabes el estado de tus relaciones, de tu vida, tu eres el experto, tú sabes qué es lo mejor para ti.

Merecemos una mejor vida, merecemos sanar y ser libres para lograr una mejor, más feliz y más fuerte versión de nosotros mismos. Puedes elegir amarte en lugar de juzgarte por tus errores, elige reprogramarte, admite que eres importante y que eres tu prioridad.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.