La soltería también es una relación

El fin de semana tuve un brunch con un par de mis mejores amigas y entre ponernos al día y comer  waffles y chilaquiles, cayó a la mesa el tema de la soltería. Las tres la habíamos vivido de maneras muy diferentes y en términos muy distintos. Ahora que estamos del otro lado, nos pudimos dar cuenta de que la soltería también es una relación y que importa mucho la manera en que la llevamos. Volver a estar en una relación tiene que ver con el cómo se entra, en qué situación emocional comenzó todo.

El estar soltera por más tiempo del que se esperaría, no es muy bien visto en algunas ocasiones; sobre todo cuando ya se está en la etapa en la que abundan las invitaciones a bodas y el cuerpo ya está perfectamente preparado para procrear. No puede ser que a estas alturas de la vida aún haya presión de que todo tiene que comenzar a cierta edad y al ritmo de las expectativas de los demás.

No, la soltería no es nada malo, más bien es algo extraordinario. Si sabemos llevarla con la tranquilidad y el respeto que se merece, entendemos que para vivir el amor no se necesita estar acompañado de una pareja.

La mejor actitud que se puede tener en la soltería es de disfrutarla y disfrutarte, conocerte aún más y estar libre de apegos. Con ella podemos darnos cuenta de qué es lo que verdaderamente necesitamos, qué esperamos y qué estamos dispuestas a dar.

Estar soltera es tener espacio de sobra para sanar cosas íntimas que sólo uno tiene el poder de descifrar para darle paso a nuestra mejor versión. Es darte la oportunidad de empezar desde cero contigo misma y hacer que tu vida sea tan buena que sólo vas a permitir dejar entrar a quien la haga mejor.

Recuerda que para ser feliz con alguien primeramente tienes que ser feliz a solas, si disfrutas de tu compañía, te respetas, honras tu pasado y genuinamente te valoras, todo lo bueno llegará solo y en el tiempo que menos te lo esperas porque no presionas, no corres y no exiges todo lo que la vida te va a ofrecer.

Disfruta tu soltería, lo mejor está por llegar.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.