Amarte

Creo fielmente que, cuando el amor es de ti para ti, no existe un manual ni una lista universal que se deba seguir el pie de la letra, ni tampoco se trata de coincidir con la idea de lo que amarse a uno mismo signifique para alguien más. Amarte es una decisión propia y privada que sólo tú debes comprender.

Tengo la idea de que el punto de partida (para lo que sea) siempre debemos ser nosotros mismos. Se empieza por respetarnos, ser fieles a lo que somos, por amarnos. Por defender lo que creemos y también por aceptar que nos hemos equivocado.

Amarte es poner límites, tener la valentía de cambiar y la voluntad de hacerlo, aceptar que no tienes el control de todo, enfrentar lo que sientes, ser amable contigo y perdonarte, perdonar y pedir perdón cuando se requiera.

Amarte es buscar ayuda cuando es necesario y hacerte cargo de ti mismo. Es disfrutar de lo que te gusta y rechazar lo que no, sin remordimientos.

Que nos agrade lo que somos, que estemos orgullosos de nuestras cicatrices y tengamos el valor de empezar de nuevo las veces que sean necesarias.

Que honremos lo que fuimos, agradezcamos lo que somos ahora y confiemos en lo que seremos después.

Dicen que aceptamos en amor que creemos merecer, en este caso, ámate como mejor te parezca, sin dar explicaciones y sin temor a no hacer lo correcto. Amarte te abre a nuevos niveles de entendimiento, mejorando la relación con tu cuerpo, tu mente y tu corazón.

Amarte a ti mismo es el mejor truco de belleza y la principal razón de cuidarte. Invierte tu tiempo en tomar decisiones que te beneficien, en mimarte y apostar por ti cuando nadie más lo haga.

Recuerda, no es egoísmo cuando se trata de buscar tu paz. El amarte es elegir estar bien, porque si estamos bien con nosotros mismos, todo se vuelve más fácil.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.