Manual de cómo tener una cita

Entiendo que no todo se puede controlar en esta vida y que absolutamente todo puede pasar pero, dentro de todo el mundo de posibilidades tenemos que hacer nuestra parte. Tener una cita (sobre todo cuando son las primeras) amerita toda nuestra atención. Para ello hice un mini manual que te puede ayudar.

¡Sígueme en Pinterest para más ideas!

Disclaimer: Aunque puede haber algunas pautas que se propone seguir, quiero dejar en claro que lo espontáneo también se disfruta. Nada se tiene que seguir al pie de la letra y cada quien tiene un estilo propio que no debe limitarse a usar.

A dónde ir en la primera cita

Primero lo primero, ¿dónde conociste a la persona con la que vas a salir? ¿La conociste por una dating app o fue personalmente? ¿Es una blind date o es alguien que conoces de hace mucho? Aunque no lo parezca eso es algo que influye en gran manera del lugar al que van a ir.

Por medio de ello puedes saber si irán por un café y al tipo de cafetería que visitarán o bien, pueden verse en un parque para platicar y conocerse mientras caminan porque les agrada más esa idea. Se trata de que ambos se sientan cómodos donde en sea que decidan ir.

Hay algunas opciones que pueden ser muy buena idea:

  1. Vayan a un restaurante que no conozcan los dos
  2. Cómprense un helado y caminen un rato
  3. Cómprense un frappé y vayan a ver el atardecer
  4. Hagan hiking
  5. No se limiten y vayan a varios lugares. Por ejemplo, si todo va bien, después de comer pueden ir a otro lugar por un postre y después sentarse un rato en un lugar tranquilo.
  6. Visiten un museo
  7. Vayan a un bar (todo con moderación, queremos que un poco de alcohol quite nos los nervios, no que nos avergüence para el resto de la vida)
  8. Preparen un picnic

Cómo prepararte para una cita

¡Esta es mi parte favorita y la más divertida! Desde el momento en que recién sabemos que vamos a tener una cita, ya estamos pensando en qué nos vamos a poner.

Una vez alguien me dijo que según como te vistas para una cita, es el tipo de interés que tienes para la otra persona. Lo cierto es que uno debe vestirse adecuado para cualquier lugar y cualquier evento.

Sé que hay miles de ideas maravillosas en Pinterest que podemos recrear sin problema pero, no todas son las ideales. Aunque queramos usar el vestido favorito que se nos ve increíble y que nos grita desde el armario, primeramente debemos ponerle atención a estos puntos:

  1. ¿A qué lugar van a ir?
  2. ¿Es algo formal o informal?
  3. ¿Cómo está el clima? ¿Hace frío o calor?
  4. ¿En qué hora del día se va a llevar a cabo la cita?
  5. ¿Quieres llevar el cabello suelto o recogido?
  6. Si usas perfume, ¿qué tipo de aroma vas a elegir?
  7. ¿Tu maquillaje puede ser natural o más producido de lo normal?
  8. El tipo de ropa y zapatos que vas a usar ¿te hará sentir cómoda en donde vayas a estar?

Si ya tienes una respuesta para cada una de estas preguntas, entonces ya con toda seguridad tendrás una idea más aterrizada de lo que debes usar.

Además del cómo te ves tienes que cuidar otras cosas importantes:

  • Cuida tu aliento y que no tengas nada atorado en tus dientes.
  • Que tu ropa no tenga arrugas.
  • Que tus zapatos se vean limpios.
  • Carga en tu bolso dinero extra, una toalla femenina o un tampón, enjuague bucal de bolsillo, tu cargador de teléfono, pastillas mentoladas, un cepillo pequeño y un espejo. Uno nunca sabe.

Qué se hace en una cita

Aquí es cuando absolutamente todo puede pasar. No hay una serie de pasos que se deban seguir pero, hay muchos consejos que se pueden tomar en cuenta en todo momento. En una cita romántica lo que debemos enfocarnos es en lo que va a sentir la otra persona y no en lo que va a pensar. Desde hacerle reír y todo lo que involucre que ambos se sientan cómodos y en confianza. 

Si bien, no se puede controlar lo que suceda después de saludarse, toma en cuenta lo siguiente:

  1. Se puntual, la impuntualidad es desinterés
  2. Se libre y subjetiva. Lo importante es cómo te sientes, como haces sentir a la otra persona y cómo expresas tus sentimientos.
  3. Quítate la presión, siéntete cómoda. Sé que es muy trillado lo que te voy a decir pero, sé tú misma. Trata de ser lo más auténtica y original posible a cómo eres como ser humano.
  4. Habla siempre en presente. No hables de relaciones románticas del pasado ni tampoco de tus expectativas amorosas a futuro.
  5. No te  la pases quejándote. Trata de pasar un rato ameno con una actitud positiva, sino se logrará que el estado de ánimo de la cita siempre haya sido de insatisfacción. A nadie le gusta estar con alguien que se la pasa quejándose de todo. Se quiere provocar sentimientos positivos, enfócate en lo que está bien de ti.
  6. Escucha. Pon atención a lo que te está diciendo y sé asertiva cuando quieras seguir con la conversación.
  7. Diviértete y disfruta lo máximo, saca lo positivo de todo y también sé realista.
  8. Deja el teléfono de lado. No hay nada más molesto que estar platicando con alguien que no te pone atención por estar en sus redes sociales.
  9. Si no lo están pasando bien, se vale terminar la cita. Es totalmente válido dar la cita por terminada cuando no se está disfrutando.
  10. No te sientas obligada a hacer algo que no te gusta.

Fuera de todos esos consejos el resto está en sus manos.

¿Qué se hace después?

Todo ha terminado, pasó lo que tenía que pasar y es momento de contestar la pregunta más importante: ¿Cómo te sentiste en la cita?

Sé honesta, ¿La disfrutaste? ¿Te divertiste lo suficiente para querer volver a salir? ¿Fue lo que esperabas?

Primero, en el peor de los casos.

Aquí es cuando cada detalle cuenta, no dejes pasar desde el cómo te trató hasta cómo fluyó la conversación. Debemos ser realistas y detectar cualquier indicio de red flags porque a estas alturas de la vida no queremos ese tipo de sorpresas si se llega a dar algo más adelante. Aunque es imposible dar por hecho muchas cosas con tan sólo una única cita, lo cierto es que además de haber pasado un buen rato tenemos que poner los pies en la tierra un poco.

En caso de que no se hayan cumplido tus expectativas lo mejor es ser sincerarte con la otra persona y decirle que no puede haber algo más. Es válido decir lo que sientes para evitar que en un futuro haya pretextos o situaciones incómodas para dar por terminado algo que no debió empezar.

También es completamente entendible que, si la otra persona no sintió una conexión contigo, esta sea quien dé por finalizado el asunto. Es difícil si se pretendía tener una respuesta contraria pero es sano que se hable con claridad siempre.

Segundo, en el mejor de los casos.

Si todo fluyó como debía, se gustan y pasaron un día increíble… ¡qué vengan muchas más citas y lo que se les ocurra! Todo es mucho más fácil de ahora en adelante y ya está en tus manos lo que ha de pasar y lo que no.

Enhorabuena, me siento muy feliz por ti, pero no olvides tener pies de plomo y de vez en cuando revisa los consejos de amor que te doy.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.