Dejar ir lo que no sirve

No supe lo bien que se sentía vivir sin culpas ni rencores hasta que los dejé ir. Lo mismo pasó cuando dejé de aferrarme a lo que no podía ser, cuando saqué de mi vida a personas que eran dañinas para mí y cuando empecé a vivir sin espinas en mi corazón.  Aprendí a dejar ir lo que no me servía para estar en paz.

¡Sígueme en Pinterest!

Honestamente, no sé cuánto tiempo me costó deshacerme de cargas que venía trayendo desde hace mucho, pero sé que inició una noche que no podía dormir. Mi corazón estaba roto, tenía culpas absurdas y recordaba cosas que hice que me daban vergüenza. Me di cuenta de que estuve dejando que mi corazón se llenara de rencores, soberbia, angustia. Tenía que parar.

Debo decir que dejar ir lo que me lastimaba no fue cosa de un momento para otro. Aunque quisiera, no era posible desarraigarme a cosas a las que estuve encadenada por tanto tiempo. Pero un paso ya es avance. Me fue necesario poner en pausa mis redes sociales y desaparecerme un rato, dejar de seguir a mucha gente, cambiar mi número de teléfono y pasar tiempo a solas, tomé terapia y me rodeé de personas que yo sabía que me iban a ayudar a ser yo misma de nuevo. Todos tenemos métodos diferentes para sanar.

Deja ir lo que no sirve

Hoy quiero decirte, que dejar ir es un gran acto de amor propio. Todos en algún momento tenemos cargas y dolores a los que les debemos tomar especial atención. Si no se acaba con ellos, difícilmente podremos estar en paz, con nosotros mismos y con nuestro alrededor. 

Entiende que lo más importante es perseguir tu tranquilidad, no importa cuánto cueste alcanzarla. Resguarda en tu corazón lo que fue real, lo bonito, lo que has aprendido, los buenos recuerdos, las risas y lo que te hizo muy feliz; no dejes espacio para nada más sino es para los buenos momentos que se avecinan.

Ve quitando una por una esas espinitas que te lastiman. Si es necesario, ve a terapia o tú misma crea el proceso que creas conveniente para asimilar lo que sientes y poner manos a la obra.

Recuerda que todo sucede con un propósito, pero eso no significa que vayas acumulando lo que no es de bien para ti. Aprende a identificar dejar ir lo que no te hace crecer. Vive con paz en tu mente, ánimo en tu corazón y claridad en tu espíritu. El resto es desechable.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.