Meditación que trae paz

Foto de Magicbowls en Pexels

Siendo  una principiante en el mundo de la meditación, no sabía por dónde empezar. Me habían recomendado insistentemente que, en base a mis problemas de ansiedad, probara distintos ejercicios de meditación, sin embargo, no era algo que me llamara la atención. Pensaba que para eso debía irme a un retiro a un lugar exótico y vestir ropa blanca y holgada 24/7 pero, me di cuenta, de que tan sólo bastaba mi habitación para tener una meditación que trae paz.

Me tomó algo de práctica lograr una concentración enfocada y entender que la salud mental se encuentra dentro de nuestro tiempo de meditación. Mentiría si dijera que desde la primera vez alcancé una conexión conmigo misma y se organizaron todos mis pensamientos y emociones pero, intentarlo con frecuencia me ayudó verdaderamente a experimentar paz y bienestar personal.

Beneficios de meditar

Meditar no sólo ayuda a la salud mental y emocional sino también tiene beneficios que se verán reflejados inminentemente en el aspecto físico.

  • Reducción de la presión sanguínea
  • Reducción de depresión y ansiedad
  • Control de dolor físico
  • Mejora del sueño
  • Mejora la memoria

Maneras de meditar

Mi interés por saber más sobre la meditación me llevó a reproducir todos los videos sobre el tema que Youtube me podía ofrecer. Descargué TIDE que es la única app que me ha sido de verdadera ayuda y puse manos a la obra.

Al principio, pensaba que meditar requería de varias horas al día pero lo cierto es que, es sumamente flexible dependiendo del tiempo libre que la vida cotidiana lo permita. Puede ser acompañada de algo de ejercicio como el yoga o bien, se puede hacer de manera guiada por unos cuantos minutos (se recomiendan por lo menos 15 minutos diarios, btw).

La meditación no viene con un instructivo estricto del cómo se debe llevar a cabo, sino que el cómo hacerlo varía de acuerdo a su personalidad, uno tiene la libertad de elegir lo que mejor nos funcione.

Meditar no es sólo sentarse en silencio y cerrar los ojos, sino llegar a lograr, con la práctica, entrenar la mente para conseguir algún beneficio específico.

1. Meditar también es conversar. Hay riqueza cuando tienes una conversación personal en la que se te pueden revelar asuntos que no están claros a lo largo del día. Es probable que también se logre cantando, escuchando música y orando.

2. Meditar es contemplar. Observar con detenimiento es descubrir la naturaleza de las cosas por medio de lo que estás viendo. Detente un momento a contemplar algo que está a tu alrededor sin decir una palabra.

3. Meditar es regocijarse. Aceptar las adversidades que se pueden presentar en el camino puede ser algo difícil pero, cuando se decide disfrutar el proceso a sabiendas de que se podrá obtener un aprendizaje al final puede abrir la mente a un estado de tranquilidad y de estabilidad emocional que mantendrá la mente despejada en caso de que se necesite tomar alguna decisión importante.

Mely Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.